de la prueba PAU del distrito universitario de Canarias (DUC)
del curso 1999 - 2000
Convocatoria de Junio
Por: Andrej Nicolás Hillebrand
también conocido como Sly-Dog ( www.sly-dog.da.ru )
16/01/2002

Sobre los porcentajes y demás no estoy demasiado al día por lo que no comentaré nada sobre ello, solo que si un 64% llegan a curarse es un buen porcentaje, aunque claro siempre puede mejorarse. El autor lleva razón cuando nombra los diferentes aspectos que deben combatirse pues principalmente es la sociedad la que influye en las mentes de los jóvenes, la gran mayoría de personalidad y autoestima débil por no decir nula, por desgracia, todos corren en la misma dirección, son simples ovejas que sin pensar ni cuestionar siguen al pastor que se hace pasar por mentor. En la televisión solo vemos a mujeres de perfectas medidas, ya sean sus muslos, pechos o cinturas, ¿pero donde están en la vida cotidiana esas preciosas criaturas? y mejor aún ¿son de verdad tan guapas?¿Qué pasaría si sin maquillaje y recién levantada a tu lado estaría, cuantos fallos detectarías? Nadie es perfecto, pues incluso el más guapo tiene algún defecto, ¿quizá sea su reducido intelecto? Ya que nos dejan opinar, vamos a aprovechar, la culpa también es de padres y profesores, demasiado estrés, chicas que por sus madres son obligadas a hacer ballet, y a mantener la línea no vaya a ser que no les quepa el corsé, profesores que no hacen sino trabajar como lavadores de cerebro, a comernos el coco con esmero, por favor este tipo de educación no quiero, quiero aprender a combatir contra la vida, no solo hacerlo en mi calle perdida, tomar decisiones y hacer caso y votar a quien yo decida, enséñennos a no creer lo que muestran en la televisión, a no decir siempre que sí sin una lógica justificación, a no dejarnos influir por el medio que nos rodea, que nos mangonea, las pastillas, ya sean de las efervescentes o las que se mezclan con cualquier papilla, no se deben de tomar como si fueran una simple empanadilla, no deben ser vendidas, como simples aspirinas, no son un juego de niños esas medicinas. Los débiles venden su alma al diablo, sobretodo las niñitas de la casa de al lado, a demasiada temprana edad ya se creen mayores, ya no quieren llevar esos vestiditos de flores, quieren maquillarse y con caros perfumes oler a todo tipo de exóticos sabores y olores, vestirse con ropa de Stradivarius y Mango, y al ver que no les entra, esa tristeza en ellas se centra, a partir de entonces la niña de pastillas se alimenta, pero nadie le dice, nadie le advierte, finge que se divierte, pero por dentro se convierte, antes que el resto pretende sin saberlo ser materia inerte, pobre niña inocente, se unen la cordura y la locura, para su enfermedad quizá no haya cura, pero el amor de ciertas personas perdura, pero ya es tarde, antes tuviste que alarmarte, pero no dijiste nada porque eres un cobarde, todas pretenden ser como las de la televisión, ya sean las novelas o las series que enganchan a toda la nación, su mente es absorbida, la creatividad perdida, la tele todo el día encendida, ya no hay comunicación, los médicos recetan, pues ellos sólo quieren los talegos, para alimentar sus egos, compran coches caros, artilugios raros, y se esconden detrás de niños cuando oyen disparos. Que mundo es este, tanta basura de gente que peste, salgan a la calle, observen, olvídense por un rato de las modelos, y dejen de tirarse por no parecerse a ellas de los pelos, todos podemos ser guapos, todo depende de los ojos del observador, claro que podemos intentar mejorar, ir a un gimnasio, contratar a un buen entrenador, pero sin dejar de comer, que se intente hacer una dieta, eliminar la grasa, perfecto, pero jamás debemos dejar de comer, nosotros por suerte podemos comer cada día, no tenemos que morir de hambre, en otros países por estar como nosotros un mundo darían, seguro que ellos no se lo pensarían, comerían sin pensar en ponerse gordos o no, otra desventaja del exceso, niños que crecen alimentados de golosinas, normal que sea gordo como mis vecinas, la comida es la fuente de la vida.
No se crean todo lo que dice la televisión, no pretendan ponerse como Kate Moss, eso sería una tortura feroz, no confíen en esas revistas para bobos como la prensa del corazón, las favoritas del peluquero maricón, sin ánimo de ofender, pues se que muchos de ustedes también las suelen leer, no se crean todo, pues como el resto ellos pretenden vender, no piensen que es bueno todo lo que dice el profesor, yo no pretendo ser un educador, simplemente pasar información, que a lo largo de mis cortos pero intensos años de vida he observado, y hoy aquí redactado, no confíen en los médicos, acudan a varios antes de dejarse hacer una operación, conduzcan con precaución, y abróchense el cinturón, no tomen esas pastillas para adelgazar, pues por aspirinas renombradas un montón van a pagar y ningún efecto positivo van a notar, quizá una falsa visión de la realidad, pero también una cada vez mayor inseguridad, tener complejo nos quita libertad, aceptemos como somos, no seamos bobos.
Somos un simple eslabón más en el complejo sistema evolutivo, de cada 1000 personas una será modelo, y de que le vale si después se le caerá el pelo o se pondrá blanco y se arrugará como todo abuelo.